saluda(foto)

municipio_

fiestasotura_

ÚLTIMAS NOTICIAS

Otura mejora la comunicación de sus urbanizaciones con el centro gracias a un nuevo paseo peatonal

Los más de mil vecinos que residen en alguna de las muchas urbanizaciones de Otura podrán ir andando hasta el centro del municipio, con el que estarán mejor comunicados, gracias [...]

La Escuela de Adultos de Otura cumple treinta años de vida

La Escuela de Adultos de Otura acaba de cumplir 30 años de vida, en los que ha enseñado a cientos de vecinos de este municipio metropolitano formación básica en lengua [...]

Un vecino de Otura retrata en un libro cómo era la vida en el municipio hace 50 años

Manolo Ruiz ‘el de la Ollería’, un vecino de Otura cuya familia regentaba antiguamente una fábrica de cerámica (donde se fabricaban ollas), ha publicado un libro titulado “Otura: de mi [...]

Otura inicia las obras de su primer Espacio de la Juventud y de la nueva biblioteca municipal

Los jóvenes de Otura dispondrán de un espacio donde reunirse y realizar actividades de ocio, gracias al nuevo Espacio de la Juventud que el Ayuntamiento construirá en un lugar emblemático [...]

TELÉFONOS DE INTERÉS

958 555 101

958 556 000 / 677 502 941

600 160 762

608 233 764

958 246 900

958 570 007

Otura está ubicada en los límites del territorio conocido como La Campana, denominación que alude al territorio en el que se oía el sonido de la campana de la Torre de la Vela de la Alhambra. Está situada sobre un promontorio desde el que se domina la Vega y puerta al Valle de Lecrín, es decir, entre la Hoya de Granada y las cuencas costeras.
Al Dia de San Marcos, se le conoce también por el día “Ahorcar al diablo” o de los “hornazos”, que es un bollo de aceite con un huevo cocido en el centro. Ese día los vecinos lo celebran en el campo.
Cuenta la leyenda, que camino de las Alpujarras, Boabdil giró la mirada hacia Granada para contemplar la Alhambra por última vez, suspiró y rompió a llorar, siendo su propia madre la Sultana Aixa quien le dijo: “Llora como mujer lo que no has sabido defender como un hombre”
Desde aquel día el puerto de 865 m de altitud, donde madre e hijo tuvieron ese intercambio de emociones, es conocido como «El suspiro del Moro».